Algas curativas marinas

algas curativas

Hay muchos ingredientes que podemos utilizar dentro de nuestra alimentación para conseguir todos los nutrientes posibles, un alimento que ha demostrado ser muy recomendado por la comunidad científica y nutricional son las algas curativas.

Las hay de diversos colores: rosadas, pardas, doradas y verdes, en este artículo te contamos por qué se recomiendan tanto y cómo puedes integrarlas a tu dieta.

¿Qué son las algas curativas?

Las algas son vegetales que crecen en agua dulce o agua salada, dependiendo de su hábitat originario. Contienen aminoácidos, yodo orgánico, mucho potasio, magnesio, selenio, zinc,hierro,  vitaminas A, B, C, E y fibra, la cual causa que se sienta saciedad.

La única forma de que pueda ser una mala recomendación es si la persona tiene hipotiroidismo, en ese caso solo necesita evitar las que tienen más sal y optar por las variedad de algas curativas que contienen menos sal.

algas curativas

Propiedades de las algas

Las algas curativas han demostrado tener muchas propiedades benéficas para el ser humano, ya que además de los múltiples nutrientes que encuentras en su composición, algunos de sus múltiples beneficios son:

Reducen los niveles de azúcar, colesterol y presión sanguínea

-Son antioxidantes

-Son auxiliares para combatir el insomnio y estreñinimiento

algas curativas

Regularizan la función intestinal pues protegen las mucosas digestivas

Evitan la retención de líquidos y con ello la celulitis

Fortalecen las uñas, pelo, dientes y salud ósea

-Se considera que tiene elementos anticancerígenos

Además de esto son bajas en calorías, azúcares, grasas por lo que son auxiliares ideales para dietas de adelgazamiento; y hasta el momento no se ha encontrado en ningún estudio alguna contraindicación importante para su uso, por lo que pueden usarlo diabéticos, embarazadas, niños y convalecientes.

algas curativas

Cómo usar las algas curativas

Si crees que es momento de integrarlas a tu dieta tienes que tomar en cuenta algunas sugerencias:

-Comienza poco a poco. Debes hacer una inserción gradual de las algas curativas, pues si lo haces de pronto el exceso de antioxidantes puede provocarte gases o reacciones cutáneas. ¿Cómo hacerlo? Comienza agrando con algunos gramos al día como agregados a una ensalada o licuado.

Hidrátalas antes de usarlas. Si vienen disecadas o en alguna presentación donde se pueda cocer, agrega agua y toma ese líquido beneficioso que se desprenderá de ellas. Si las has comprado enteras es importante remojarlas para eliminar los restos de arena, pero cuida que sea un lavado breve que no se lleve sus nutrientes, pues estos siempre se quedan en el líquido.

Una de las algas curativas más populares es la espirulina, es ideal para todos, no dudes en incorporarla.

algas curativas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.