Bullying: lo que debes saber

bullying

Siempre ha habido problemas en las escuelas y lo que ahora se conoce como bullying tiene en realidad mucho tiempo de estar presente en las instituciones educativas o laborales.

¿Qué ha cambiado? En parte por culpa de las redes sociales y en parte por algunos cambios en la educación de los niños, el bullying ha intensificado sus consecuencias y estas pueden ser cada vez más graves.

Te decimos algunas cosas que debes saber al respecto.

bullying

¿Qué es el bullying?

El bullying como tal consiste en molestar, hacer sentir incómodo  o inflingir daño psicológico o físico sobre los pares. Puede suceder desde la edad preescolar hasta el trabajo.

Este tipo de actitudes pueden ser tan sutiles como indirectas incriminatorias “los niños no estarían haciendo eso”, directas como insultos “gorda y fea” o físicos como golpes, empujones, tirar el cabello, etc. Cualquiera de estas acciones son bullying y deben ser observadas muy de cerca por adultos capacitados.

¿Por qué es importante?

En realidad el bullying es responsabilidad de todos, ya que el atacante no sería un agresor si no tuviera apoyo por parte de sus compañeros o si estuviera consciente de las consecuencias de lo que hace.

bullying

¿Son realmente malas esas consecuencias? Se ha investigado sobre ello y se reporta que el índice de suicidios en niños menores de edad ha incrementado en esta última década, haciendo que el bullying pase a ser un tema más que relevante.

¿Cómo reconocerlo o qué hacer?

Lo primero que debes saber es que todo se puede solucionar con una buena relación con tus hijos. De esta manera estarás más al pendiente de él y te darás cuenta si hay algo que no lo tiene tranquila.

Ahora, es importante estar pendiente de:

Heridas. Ya sean moretones, rasguños o cualquier tipo de golpe, es fundamental preguntarle con calma cómo sucedió. Si se rehúsa a contestar o parece estar inventando en ese mismo momento es mejor acentuar la observación.

bullying

Pérdida o quiebre de sus pertenencias. Ya sean las que usa para la escuela o para su tiempo libre, si van dos veces que “se rompen” y sabes que no ha sido tu hijo o hija, presta atención a las demás señales.

Desgano por la vida. Ya sea tristeza, apatía o depresión, puede también interferir en la forma en la cual se comporta regularmente tu hijo o lo hace distraerse o huir con presteza.

Retraimiento. Ya sea para evitar salidas con amigos fuera de la escuela o evitar excursiones o actividades en la escuela (prestar atención a este último método de ocultarse), el retraimiento puede ser una señal clara de que tiene un círculo que no ha encontrado cómo sanarse todavía.

Temas sobre el colegio. Puede que evite hablar de ello, no le guste estar solo en la entrada o salida, poner múltiples excusas para no ir al colegio o incluso faltar a él sin darte cuenta. Todos estos son signos claros de bullying.

¿Qué hacer?

Es importante mantener una sana relación con tu hijo o hija, de esta forma podrás percatarte con anticipación y podrás platicar al respecto sobre qué hacer. Puede ser aprender artes marciales, enfrentarse a los que le hacen bullying u otros métodos si es que no se puede defender o no lo consigue.

¿Estás preparada para ello?bullying

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.