Cambio de ciudad en niños

cambio de ciudad en niños

Cambiar de ciudad es siempre un paso importante, ¿cómo afrontarlo si tienes hijos? En este artículo te decimos cómo manejar el cambio de ciudad en niños para que les cause los menos problemas de adaptación posibles y tengan un bello recuerdo de su infancia.

Cambio de ciudad en niños

La primera pregunta que muchos padres se hacen es, ¿a partir de qué edad les afectará este cambio? Cuando son bebés no serán afectados, a menos que se haga un cambio de rutina o perciban mucho nerviosismo de parte de los padres.

cambio de ciudad en niños

Es a partir de los 3 años cuando se vuelve complicado, especialmente a partir de los 4 años. A esa edad han hecho sus primeros amigos, están familiarizándose con su parque preferido, con algún lugar de la casa e incluso se han encariñado con su propia habitación, así que romper la rutina puede ser muy duro para ellos.

¿Qué hacer para que el trago les sea menos amargo? Te lo decimos aquí.

Qué hacer para afrontar un cambio de ciudad en niños

Lo primero que debes hacer, en todo momento, es mantener la calma. Los niños son, además de muy listos, muy perceptivos, así que se sentirán nerviosos y confundidos si tú lo estás. Si estás inquieta por la mudanza o por la escuela donde los inscribirás es importante que lo trates con tu pareja en momentos aislados y te mantengas lo más tranquila posible con tus niños, eso le facilitará las cosas a ellos.

cambio de ciudad en niños

Es importante también, mantener la unidad familiar. Además de los espacios y personas que había ya conocido y querido, la familia es el sostén que tiene y, en estos momentos, es lo único que se lleva, entonces se sentirán seguros si ven armonía dentro de su núcleo más conocido.

Ser sinceros con el niño es una forma de suavizar el proceso. Explica que es porque habrá un mejor trabajo, porque hay oportunidades que no han conseguido donde residen, que tendrán una casa más grande, sea cual sea el motivo por el que lo hagan, tu niño necesita saber que es necesario.

Debes darle certezas a tu pequeño. Un cambio de ciudad en niños es complicado, pero si les dices que no sabes dónde vivirán o exactamente a qué ciudad se van lo llenarás de ansiedad, es mejor evitarlos lidiar con incertidumbres, para ello uno de los padres puede adelantarse con el fin de alistar todo.

cambio de ciudad en niños

Es un excelente momento para enseñar a tu pequeño a lidiar con sus emociones. Aclárale que está bien que se sienta triste, que es normal y que puede expresar lo que siente, incluso llorando si lo desea… Pero también debe entender que puede ser muy positivo “harás nuevos amiguitos”, “venden cosas más ricas de comer”, para así afrontar los cambios de la mejor manera.

Cuida sus pertenencias. En este momento puede que dejes en segundo plano si olvida algún artículo o juguete, pero es esencial que al llegar a la nueva casa tenga sus pertenencias más preciadas, esto le acompañará en el proceso de asimilación.

Dale voz para decorar su cuarto o la ropa que se llevará puesta, esto le dará cierta confianza.

Cuida las rutinas. Al momento de instalarse en la nueva casa, el cambio de ciudad en niños puede ser menos duro si se retoman rutinas de alimentación, sueños y juegos, esto lo hará sentirse “como en casa”.

¿Has afrontado un cambio de ciudad en niños? ¿Qué agregarías?

cambio de ciudad en niños

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.