Cómo cuidar tus cutículas

cutículas

Muchas veces creemos que las cutículas son un asunto de belleza. Nada más alejado de la realidad, las cutículas son un componente tan importante en tu cuerpo como las pestañas o el vello corporal.

Te decimos cómo cuidarlas para no exponerte a riesgos innecesarios.

cutículas

¿Qué son las cutículas?

Las cutículas son un conjunto de células que aparecen como un contorno blanquecino de piel y se encuentra alrededor de las uñas.

Aunque parezcan algo que sobre en tus manos, las cutículas protegen el crecimiento y nacimiento de las uñas, además de crecer alrededor de 6 milímetros al  mes. Esta capa sella la uña ante infecciones al ser una barrera natural entre lo que se ve (la uña que pintas) y lo que no podemos ver (la zona del crecimiento de la uña).

Cuando esta parte es removida, el riesgo de infecciones o malformación de las uñas es muy grande, por eso los especialistas recomiendan no cortar la cutícula bajo ningún motivo, pues esto puede llevar a unas muy desagradables consecuencias.

Tampoco se recomienda morder las cutículas o cueritos alrededor de los dedos ya que esto lleva las bacterias de la boca hacia las manos y deja expuestas las pequeñas heridas, causando padrastros u otras infecciones como verrugas o quistes (la mayoría de las veces que aparecen estas afecciones pueden haber sido causadas por estas pequeñas heridas o retirar las cutículas).

cutículas

¿Qué hacer?

Ahora que sabes qué es lo que no se recomienda sobre las cutículas: morderlas o quitarlas, quizás te preguntes cuál es el cuidado ideal de ellas.

Lo mejor es mantenerlas hidratadas. Tan sencillo como suena esto puede ser benéfico no solo para la salud de tus manos, sino que facilitará el empujarlas hacia atrás alguna vez durante una manicura. Para lograrlo puedes utilizar una crema hidratante y masajear tus uñas y cutículas o un aceite que es específicamente para hidratarlas.

cutículas

Lo otro que es adecuado es empujarlas hacia atrás con el fin de que no estorbe en tu aplicación del esmalte de uñas. Puedes ayudarte de un palito de naranja, aunque una excelente forma es colocando gel quitacutículas que ayudarán a ablandarla y después utilizar algo suave para empujarlas, verás que será muy fácil gracias al uso del gel.

Si llegas a necesitar, de forma esencial, remover las cutículas, asegúrate de hacerlo con mucho cuidado, aplicando alcohol para evitar una infección en ese momento (lo cual no te protegerá de una infección al salir a la calle) y no lo repitas más de 1 vez cada 3 meses, aproximadamente. Recuerda que es por tu salud.

¿Sabías todo esto?, ¿tú cómo cuidas tus cutículas? Cuéntanos en los comentarios.

cutículas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.