Conoce todo sobre la hepatitis

hepatitisLa hepatitis es más común de lo que podamos considerar, por eso debemos estar atentos en todo momento a nuestra salud. Aquí te decimos más sobre esta enfermedad para que no te tome por sorpresa.

Conoce más.

¿Qué es la hepatitis?

Empecemos por contarte qué es el hígado, ese órgano que se encuentra en la parte derecha superior del abdomen. El hígado se encarga de procesar todo lo que entra a tu cuerpo, aprovecha los nutrientes y los manda a la sangre sintetizando las proteínas, la glucosa y otros, además, elimina las sustancias tóxicas y se encarga de la digestión.

Ahora, la hepatitis consiste en una inflamación del hígado, se causa por virus, consumo excesivo o prolongado de alcohol, sobredosis de medicinas o continua exposición a productos químicos con fuerte toxinas. Cualquiera de estas causas puede generar una hepatitis.hepatitis

Hay tres tipos de estas: la hepatitis A, la B y la C.

Te contaremos más de ellas más adelante.

Síntomas

Los tres tipos tienen síntomas en común, los cuales son los siguientes:

-Fiebre

-Cansancio

-Inapetencia

-Dolor de abdomen

-Dolor de articulaciones

-Náuseashepatitis

-Vómito

-Ictericia

Como los demás síntomas son muy parecidos a otros padecimientos como la influenza o la gripe, el color amarillento suele ser el indicador más claro de la hepatitis.

Cómo diagnosticarla

Para identificar cualquiera de estos tipos, es necesario hacerse una revisión rutinaria. En ella podremos identificar la enfermedad desde etapas tempranas y proceder a su tratamiento.

La hepatitis del tipo A es totalmente tratable, pero es importante que se siga el tratamiento al pie de la letra.

La hepatitis tipo B se vuelve crónica, pero siguiendo las indicaciones adecuadas puede no traer consecuencias graves.

La hepatitis tipo C es la más común y grave, ya que suele causar cirrosis hepática e incluso cáncer, volviéndose mortal.hepatitis

Cuando surgen los padecimientos de esta enfermedad, pero su causa es el alcohol u otros motivos, se puede curar con eficacia y evitar que se vuelva crónico.

Cada pocos años van surgiendo nuevos tratamientos que ayudan a su tratamiento, siempre y cuando el diagnóstico sea precoz.

Remedios caseros

Alcachofa. La puedes tomar en infusión o con un extracto. La infusión puede hacerse con 2 cucharadas de esta seca en un litro de agua que haya hervido (no debe estar hirviendo cuando se introduce). Tómala antes de las comidas hasta 3 veces.

Remolacha o betabel. Si lo pones en la batidora con el zumo de dos limones sabrá delicioso, tómala de inmediato.

Con estos consejos puedes saber mucho más de esta enfermedad, así no te tomará desprevenida. Recuerda cuidarte con una alimentación saludable y mucha hidratación.

¿Te ha parecido útil esta información?hepatitis

Deja una respuesta

Captcha *