Ejercicios Kegel para el embarazo

ejercicios kegel

Los músculos del suelo pélvico tienen una función importante durante el embarazo, el parto y después de él. Incluso si no estás embarazada los ejercicios Kegel pueden interesarte porque se tratan de ejercitar esa zona, la cual también se encarga del placer durante el sexo y la incontinencia urinaria.

Aquí mencionamos algunas maneras de hacerlo, recomendaciones y por qué deberías prestarle atención a estos ejercicios.

ejercicios kegel

¿Qué son los ejercicios Kegel?

Los ejercicios Kegel consisten, básicamente, en contraer y relajar el músculo pubococcígeo o PC. Este es el músculo principal del suelo pélvico y si está muy debilitado puede tener consecuencias en distintas actividades cotidianas como la incontinencia urinaria e incluso en el momento del parto.

¿Qué debilita este músculo?

Los ejercicios Kegel pueden no parecerte tentadores o necesarios; sin embargo, hay algunas cosas que hacemos que debilitan este músculo como el embarazo (el peso del útero descansa sobre este músculo), el parto o el posparto.

También hay otros factores como la herencia, el retener la orina con mucha frecuencia, usar prendas ajustadas e incluso utilizar instrumentos de viento.

ejercicios kegel

Consecuencias de los músculos debilitados

Si te preguntas qué puede suceder si tus músculos pélvicos no están debidamente fortalecidos, te contaremos algunas cosas:

Incontinencia urinaria. Esta molestia es más o menos común en mujeres embarazadas porque precisamente el músculo pélvico comienza a debilitarse.

Hemorroides en el embarazo. Como los músculos de esa área sostienen el útero, la vejiga y el recto, tenerlos debilitados lleva fácilmente a padecer hemorroides.

Prolapso. Algunos órganos pueden moverse de manera interna después del parto como consecuencia de este debilitamiento.

ejercicios kegel

Cómo hacer los ejercicios Kegel

Para fortalecer este músculo es necesario contraerlo repetidas veces. Lo complicado puede ser identificar estos músculos y trabajar con ellos sin mover la espalda, los abdominales, glúteos o muslos, para ello puedes detener la orina mientras estás en el baño (solo una vez) con el fin de que te des cuenta qué músculos debes trabajar.

Lo recomendable es que realices cerca de 200 repeticiones al día. Esto puede ser en 4 series de 50, lo cual es muy útil para este músculo.

Una de las posiciones más recomendadas es recostarte sobre tu cama, plantar los pies en el suelo y doblar las rodillas antes de comenzar. Después procede a realizar las repeticiones.

Es más fácil hacerlo diariamente si relacionas los ejercicios Kegel con algo cotidiano como lavar los trastes, caminar hacia el trabajo, estar en el transporte público o esperar a que cambie el semáforo. De esta manera siempre lo recordarás.

Los efectos de estos ejercicios los notarás cerca de 2 meses después de haberlos comenzado, ten paciencia porque es muy bueno fortalecer estos músculos.

¡Suerte!

ejercicios kegel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.