Evita las discusiones preboda

discusiones preboda

Preparar una boda es muy emocionante y complejo. Es un gran evento pero esta vez no es solo tuyo (como tu fiesta de cumpleaños o tu mudanza) sino que es compartido y por lo mismo los nervios se multiplican por dos.

Entre tanta tensión y nerviosismo pueden surgir rencillas que puedes sentir demasiado peligrosas, aprende cómo afrontarlas con este artículo y cómo lograr que las discusiones preboda no arruinen tu enlace.

discusiones preboda

Discusiones preboda

Primero debes recordar que las discusiones preboda son mucho más frecuentes de lo que puedas creer, en realidad los dos se enfrentan a mucha tensión y a decisiones importantes, lo cual revela la personalidad de cada quién.

Aun así, no decidas que por tener discusiones preboda “no deberían casarse” o que “no son el uno para el otro”; lo que decidieron hacer no es un error si tienen una relación sana y con amor, solo se están conociendo bajo una nueva faceta.

discusiones preboda

Discusiones preboda más frecuentes

Te enumeraremos los motivos más comunes de las discusiones preboda:

Dinero. Este es el primer punto que deben poner sobre la mesa, ¿quién pagará qué?, ¿se irán a mitades? Esto razónenlo con calma antes de comenzar los preparativos y te ahorrarás muchos dolores de cabeza.

Invitados, ya sea que tu lista sea más larga de un lado que del otro o exceda el presupuesto, deben acordar cómo ajustarlo al dinero disponible. Todos querrán opinar, especialmente los padres, pero recuerden que la boda es de dos no de toda la familia ni amigos.

Además de estos pueden tener roces respecto a la religión que profesan y cómo manifestarla o al lugar donde se casarán (pueden hacer fiestas en los lugares de origen y boda en un tercero o hacer una boda destino). Siempre pueden solucionarlo, solo escúchense con mucha calma y jamás alcen la voz ni griten.

discusiones preboda

Consejos

Sea cual sea el motivo de sus discusiones preboda:

Evita el orgullo o responder cosas como “me da igual”, “haz lo que quieras”, etc., porque él puede tomar decisiones que querrás reclamar en el futuro y eso sería un grave error.

No regreses el anillo, a menos que hayas descubierto que estabas en una relación nociva o tóxica. Regresar el anillo es romper definitivamente el compromiso.

Hablen de cosas emocionantes, bonitas y de sus sentimientos, esto los mantendrá enfocados en el objetivo.

-Recuerda por qué se casan y sobre todo, cuánto quieres a tu futuro marido. Este es un punto fundamental para mantener el enlace y llevarlo a buen puerto.

Y ante todo, ármate de paciencia. Las discusiones preboda pueden parecer demasiado, pero son solo un preparativo que puede reforzar su relación.

discusiones preboda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.