Gato y niño, ¿es posible?

gato y niño

Si durante tu embarazo o un poco antes poseías un lindo gato, seguro te habrán preguntado muchas veces qué piensas hacer con el gato.

A pesar de la creencia común de que “gato y niño” no es posible, en realidad pueden convivir de muchas maneras, siempre en paz e incluso es una increíble y útil enseñanza para tu pequeño. Aquí te contaremos cómo asegurar la convivencia sana entre tu gato y el niño.

gato y niño

¿Tiene beneficios?

Sí, la convivencia “gato y niño” puede hacer que tu niño al crecer:

-Sea mucho más sociable que un niño que no convivió con un gato

-Tenga más aptitudes comunicativas

-Sea menos predispuesto a alergias de pelo o plumas (se crean defensas)

-Será más cariñoso con los animales en general

-Tendrá más paciencia y un alto sentido de responsabilidad

Estos son algunos beneficios que trae la convivencia gato y niño, pero para ello te recomendamos algunas cosas con el fin de que se la pasen muy bien juntos y no pase nada perjudicial.

gato y niño

Cómo tratar al gato

Gato y niño pueden convivir sin problemas, siempre y cuando al gato:

-Le tengas sus cosas en orden, hablamos de la arena limpia, su agua fresca y su comida a la misma hora (o el recipiente lleno). No le cambies la rutina y esto le ayudará a reducir su estrés por el cambio.

-Le des un refugio. De preferencia un lugar muy alto y apartado, inaccesible para el niño, así conseguirá privacidad cuando la insistencia de tu pequeño sea demasiado para él.

Cómo enseñar al niño

Gato y niño se llevarán mejor si el niño aprende:

-A acariciarlo suavemente, no les gusta la rudeza.

-Evitar tirarlo de la cola

Dejarlo en paz cuando come, duerme o se está limpiando a sí mismo.

También dale juguetes para el gato como una linterna (que persiga el gato la luz) o pelotas, aunque el gato seguramente nunca sacará sus uñas mientras juegue con tu niño.

gato y niño

Recomendaciones

Recuerda siempre supervisar su relación gato y niño.

Mantén la arena lejos del niño, jamás debe jugar con ella.

La toxoplasmosis no se transmite por un gato a menos que toques las heces del gato que la tiene y te la lleves a la boca, si llevas tu gato al veterinario no tendrá esa enfermedad.

Es mejor rociar con feromonas los objetos del bebé como la cuna, el coche y otras cosas, así tu gato se identificará con ellos.

No fuerces al gato, algunos amarán que tu niño lo persiga y otros lo rehuirán, observa su personalidad y respétala.

Antes que nada, evalúa honestamente si podrás con las 2 responsabilidades, de creer que no podrás con ello mejor busca una familia que quiera tener y cuidar a tu gato.

gato y niño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.