Haz tu propio rubor casero

rubor casero

Puede ser por ahorrar, tener algo más natural o simple curiosidad, hacer tu maquillaje en casa es una forma muy divertida de innovar tu look, pues tienes la ventaja de cambiar colores y experimentar hasta encontrar el adecuado para ti sin gastar mucho dinero y con excelentes resultados.

Además, dependiendo de los materiales que elijas, puedes mantener tu piel hidratada y fresca con facilidad.

rubor casero

Rubor casero

¿Te imaginas que tú hicieras todo tu maquillaje? Sabrías qué ingredientes tiene, si tiene químicos y podrías elegir qué tan oscuro o rosado lo quieres al momento, incluso probándolo en tu piel y experimentando, como si fuera un trabajo de creatividad.

En este artículo te damos varias ideas para hacer tu rubor casero. Conoce cómo lograrlo en casa.

Rubor casero DIY: betabel o remolacha

El betabel en sí mismo pinta tus mejillas, pero aquí te enseñamos a hacerlo en polvo para obtener un rubor uniforme y estético. En otros países se le conoce como remolacha.

rubor casero

Para este consigue cacao en polvo y remolacha en polvo, además de jengibre en polvo. Puedes hacer tú mismo el polvo si cortas los ingredientes en tiritas y lo pones en deshidratación, pero si es mucho trabajo puedes comprarlo así en la tienda.

Lo ideal es combinarlo todo e irlo aplastando poc0 a poco hasta que tengas un polvo muy, muy fino. El cacao oscurece el rubor y el jengibre le da brillo, mientras el betabel o remolacha es el color que entinta tu rubor. Si lo deseas más cremoso agrega crema hidratante y consigue una pasta con color.

Si lo vas a usar en polvo y no se adhiere a tu piel pásalo por un molinillo de especias para asegurarte que quede ultrafino.

¡Listo! Ya tienes tu rubor hecho en casa.

Rubor casero DIY: Crema y crayón

Este es mucho menos natural, pero queda muy brillante y cremoso.

rubor casero

Para este se añaden unas gotas de aceite de oliva a una cuchara y se calienta al calor de la vela, después le agregas un poco de crema hidratante y revuelves con un palillo. Más tarde agregas el trozo de crayón, que no puede ser tóxico.

Ahora agrega polvo de sombra que ya tengas (en rosas o rojos) y mézclalo en tu preparado.

Guárdalo en un estuche con tapa y deja enfriar. Es una excelente forma de reciclar alguna sombra que no te guste o de la cual no quede mucho.

Hay muchas ideas más: puedes mezclar 1 cuarto de taza de fresas, media cucharada de aceite de oliva y un cuarto de polvo de betabel en la licuadora, después lo refrigeras en un frasco hermético y lo tienes listo para usar.

¿Qué te han parecido estas ideas? ¿Harás un rubor en casa?

rubor casero

Deja una respuesta

Captcha *