Lactancia materna

lactancia

¿Ha nacido tu hijo? ¡Felicidades! Desde su nacimiento es ideal fortalecer los lazos afectivos entre tú y él y lo mejor es por medio de la lactancia materna. De hecho puedes brindársela desde su primera hora de vida.

¿Por qué amamantar a mi hijo?

La lactancia tiene múltiples beneficios.

Además de fortalecer los lazos afectivos, es muy práctica pues te evitas el cambio y manejo de biberones y sólo debes mantener una buena higiene en esa zona; adicionalmente la lactancia brinda muchos nutrientes que evitarán que tu bebé se enfrente a las infecciones comunes o enfermedades de recién nacidos. Sumando más cosas ventajosas tenemos que la lactancia es más barata que comprar fórmula y ayuda a contraer el útero hasta su tamaño natural después del embarazo.

lactancia

¿Cómo y cuando puedo amamantar a mi bebé?

-Tu cuerpo se prepara para la lactancia durante el embarazo, el calostro (leche materna) que se forma en los últimos meses de gestación son los más sabrosos y nutritivos. Por eso se recomienda brindarle lactancia materna desde su primera hora de vida.

-Lo ideal es que al menos se realice la lactancia por los primeros seis meses de embarazo. Recuerda que también te ayuda a prevenir el cáncer de seno.lactancia

-El bebé no debe forzar el cuello durante la lactancia y mucho menos voltear su cabecita. Lo mejor es tomarlo como si lo arrulláramos para que el seno quede justo frente a su boca; otra opción es acostarse de medio lado con su cabeza hacia ti, por medio de almohadas puedes conseguir la postura para la cabeza y hombros, esta postura es muy adecuada para dar lactancia después de una césarea.

Para comenzar con la lactancia puedes tomar tu seno, acercar el pezón al bebé hasta que abra la boca muy grande y luego introducirlo en su boca. Después lo atraes hacia ti y el bebé comenzará a succionar.

lactancia

¿Se me agrietarán los pezones?

Este es un riesgo de amamantar al bebé, pero hay formas muy sencillas de evitarlo.

No uses cremas ni jabones que puedan tener alcohol y lo mejor es lavar los senos con agua tibia todos los días.

Evita sostenes con forro interior de plástico.

Busca que tu bebé se adhiera bien a tu pezón. De esta manera evitará que entre aire que pueda causar el agrietamiento.

lactancia

No limpies tu seno después de la lactancia. Deja que la leche se seque de manera natural, eso hidratará de cierta manera esa zona.

Si sientes algo de ardor intenta aplicar hielo picado en la zona antes de amamantar pero si tienes mucha sensibilidad, demasiada leche o alguna otra molestia acude a tu doctor.

lactancia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.