Líquido amniótico: lo que hay que saber

líquido amniótico

Mientras lleves a tu pequeño dentro de ti es casi imposible que le pueda suceder nada, esto es porque lo que lo protege dentro de tu pancita es el líquido amniótico, ¿sabes qué es y cómo funciona? Te hemos traído una explicación sencilla para entender algunas complicaciones que pueden producirse por un exceso de líquido amniótico y una escasez.

líquido amniótico

¿Qué es el líquido amniótico?

El líquido amniótico es lo que está dentro de ti formando como una bolsita llena de algo así como plasma maternal. Tiene mucha salinidad (se le compara con el agua del mar) y tiene un tinte más bien amarillento. No es transparente como podría pensarse por las imágenes de fotografías sino amarillento.

El bebé está protegido gracias a él pues aunque llegue a sucederte que golpeas algo sin darte cuenta como una manija, un cajón o una pared, el líquido amniótico lo mantiene en esta bolsita acolchada que impedirá que le llegue directamente este impacto externo.

El líquido amniótico sirve para mantenerlo a una temperatura constante y agradable, independientemente del clima exterior; además le permite moverse e ir desarrollando sus músculos y pulmones.

Como tu bebé flota todo el tiempo dentro del líquido amniótico es común que lo ingiera y lo deseche regularmente, esto no es malo pues el líquido lo mantiene nutrido debido a que está lleno de proteínas y de iones, elementos que hace que se mantenga en constante desarrollo.

líquido amniótico

 

¿Cuándo debo preocuparme por él?

Afortunadamente el líquido amniótico aparece en tu cuerpo durante la gestación, teniendo entre 900 y mil mililitros hacia la 34 semana y bajando hasta unos 800 mililitros al final de tu embarazo.

Lo peligroso es cuando tienes demasiado líquido amniótico o, por el contrario, es escaso. Esto puede generar trastornos en el feto o problemas durante el parto, además de dolores abdominales, sofocos o sensaciones de hinchazón.

Si cualquiera de estos dos es tu caso, lo mejor es que consultes al médico. De hecho puedes estar perdiendo líquido amniótico sin saberlo; para estar segura hay algunas pruebas en la farmacia que te ayudan a saber si estás liberando parte de este líquido sin estar en trabajo de parto.

líquido amniótico

Recomendaciones

-Cuando se rompe la fuente observa el color, si es amarillento tu proceso de parto es normal y hay que hacer los preparativos necesarios.

-Si cuando se rompe la fuente el color es más bien verdoso, lo recomendable es que acudas al hospital cuanto antes. Tu bebé ha realizado su primera deposición y es mejor que los doctores estén al tanto de ello.

Afortunadamente, el líquido amniótico suele asegurar partos tranquilos y sin complicaciones, no dudes consultar con tu médico cualquier duda que tengas.

líquido amniótico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.