Parto acuático, ¿qué es?

parto acuático

El parto en el agua o parto acuático se popularizó hace algunas décadas y hoy en día se sigue considerando un método de nacimiento.

¿Es efectivo?, ¿es riesgoso? En este artículo te explicamos más a profundidad en qué consiste y qué debes esperar al respecto.

parto acuático

¿Qué es el parto acuático?

Se dice que el parto acuático es una forma de parir de forma mucho más natural, ya que la mujer está en una piscina o bañera y el bebé realiza una transición del líquido amniótico al líquido del lugar elegido, por lo que la primera experiencia traumática de abandonar el útero es mucho menos estresante.

Para este parto acuático la temperatura debe estar a 37 grados, que es la normal para el ser humano dentro de su cuerpo, además de necesitar una supervisión médica especializada (de una matrona o de un ginecólogo), pues el parto acuático tiene, como cualquier otro, los riesgos de venir con alguna complicación que deba atenderse de inmediato.

parto acuático

Ventajas del parto acuático

Se han realizado algunos estudios al respecto, los cuales afirman que las ventajas del parto acuático son:

-Se crea un entorno amable y sereno donde la convivencia además es íntima pues el cuarto está condicionado para este parto acuático

-Se disminuye la adrenalina causada por las contracciones

-Es mucho más cómodo pues la madre está en posición vertical, lo cual es más natural para expulsar al bebé

-Hay una relajación muscular que puede evitar la epistomía (corte del periné debido a la salida del bebé)

-El bebé hace una transición suave pues va asimilando poco a poco sonidos, luces, contacto y el cambio de temperatura

parto acuático

Desventajas del parto acuático

Ahora, se han realizado tantos estudios que también hay algunos riesgos que deben tomarse en cuenta, de hecho se ha recomendado en los últimos meses que se realice bajo el agua la dilatación y no el parto en sí mismo (cuando sale el bebé) pues lo descubierto es que realizar una inmersión a partir de los 5 centímetros trae menos dolor para la madre, pero no debe salir el bebé en un parto acuático por los riesgos posibles, como:

-Mayor riesgo de infección neonatal y materna

-Riesgo de afecciones respiratorias o complicaciones al momento de aspirar (los bebés no inhalan, pero hay ciertos padecimientos donde algunos pueden llegar ingerir agua al momento de nacer)

-Disminuye la presión arterial debido a la temperatura del agua

El parto acuático rara vez necesita el uso de anestesia o medicinas, pero hay que estar bien supervisados para evitar cualquier posible complicación.

¿Realizarías el parto acuático? Cuéntanos en los comentarios.parto acuático

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.