¿Es realmente nociva la mantequilla?

mantequilla

Mucho se han dicho en campañas contra enfermedades cardiovasculares acerca de la mantequilla, pero ¿es tan mala como la pintan? ¿Es mejor la margarina?

En realidad, la mantequilla sí tiene algunos puntos que debes considerar, pero quizás no es tan mala como pueden haberte hecho creer. Aquí te decimos un poco más al respecto para que tomes decisiones conscientes acerca de tu alimentación.

mantequilla

Mantequilla

Lo primero que debes saber es que este producto es un derivado de la leche y solamente de la leche entera (pues cualquier otra carece de la grasa suficiente para crear la mantequilla en sí misma). Así que todos los intolerantes a la lactosa tendrán problemas en consumirla porque tiene casi los mismos componentes.

¿Qué es la mantequilla? Este alimento o ingrediente son grasas animales rodeadas de partículas de agua, de hecho se puede hacer en casa batiendo la leche entera o revolviendo en una forma rítmica hasta que se separe el suero de la mantequilla.

¿Es realmente tan mala? Esto vamos a develarlo.

mantequilla

Colesterol

¿Es realmente tan terrible? La mantequilla, como el huevo y otros productos animales, han caído de la gracia del consumidor porque tiene colesterol y todos habíamos escuchado que el colesterol es un factor que propicia las enfermedades cardiovasculares.

Pero, así como el huevo se ha restituido en el platillo del día a día, la mantequilla tiene el mismo patrón de lo que causa en tu cuerpo. Aunque sí tiene colesterol y no debe consumirse en exceso, el colesterol creado es el HDL, comúnmente conocido como “el colesterol bueno” y este ayuda a reducir en gran medida el colesterol LDL “colesterol malo”.

Así, vemos que en realidad no es tan malévolo como nos lo habían querido presentar… es incluso bueno para la salud.

mantequilla

Aceite de oliva y margarina

Los sustitutos más comunes de este ingrediente son el aceite de oliva y la margarina. ¿Son tan ideales?

La margarina es creada con aceite vegetal que se vuelve sólido. Este proceso es conocido como “hidrogenación” y es altamente nocivo para la salud, pues sus resultados siempre tienen grasas trans, que justo al contrario que la mantequilla, reducen el colesterol HDL (“bueno”) y aumentan el LDL (“malo”).

El aceite de oliva, en cambio, sí es una opción adecuada. Al tener grasa puramente vegetal estimula el buen funcionamiento de tu corazón y otras partes de tu organismo. Es especialmente bueno si es virgen o extra virgen, aunque un factor que debemos considerar es que calentado pierde gran parte de sus propiedades. Mejor usarlo solamente en ensaladas.

Como puedes ver, los equivalentes no siempre son tan ideales y es mejor usar, con moderación, la mantequilla en gran variedad de platillos.

¿Sabías todo esto de la mantequilla?

mantequilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.