Smoothies, ¡sé saludable!

smoothies

Los smoothies están en casi todas las cartas de cafeterías o restaurantes diversos, pero ¿de dónde salieron? ¿Y exactamente qué son?

En este artículo te contamos un poco sobre los smoothies. Conoce todo lo que hay que saber sobre esta bebida energética.

El origen de los smoothies

América Latina es donde se batían y mezclaban frutas desde hace cientos de años, pero no se volvió una moda hacerlo hasta que llegó a Estados Unidos.

smoothies

Los smoothies llegaron para quedarse en los años 60, cuando un hombre llamado Steve Kuhnau empezó a mezclar ingredientes para solucionar sus malestares. Al darse cuenta de su mejoría de salud abrió una tienda donde venía estos batidos, vitaminas y comida saludable, se llamó Smoothie King y así nació este término, el cual viene de “smooth”= “suave” en español, haciendo referencia a lo cremoso de esta preparación.

El hecho de que en California se volviera todo un “boom” fue porque en los años 60 precisamente la gente buscaba soluciones saludables, gimnasios y bebidas energéticas, así que los smoothies demostraron cubrir todas estas necesidades siendo bajos en grasas o calorías.

smoothies

¿Cuál es la diferencia?

Actualmente se llega a usar la palabra “smoothies” de forma indistinta con los batidos, pero la diferencia fundamental que tiene esta bebida con otros tipos de licuados o batidos es su cremosidad.

¿Cómo se consigue esa textura? Con algún ingrediente congelado, hielo, yogurth y trozos de fruta enteros, a veces con leche y a veces sin ella. La forma de conseguir smoothies en su preparación es con la batidora (o licuadora) a una velocidad baja con el fin de que se consiga una mezcla homogénea con poco aire (evitando así que sea muy líquida).

Ahora que sabes exactamente qué son los smoothies, te diremos que hay una moda alrededor de ellos porque son la forma más nutritiva y sencilla de llevar una buena alimentación; por todo ello te compartiremos un par de recetas que puedes hacer en casa.

smoothies

Smoothies en casa

Comencemos con el smoothie de naranja con fresas, ideal para un desayuno rápido.

Solo necesitas mezclar en licuadora o batidora 1 taza de yogurth natural, 1/2 taza de jugo de naranja, jugo de un limón, 1 cucharada de jengibre fresco (pelado y cortado), 1 taza de jarabe de agave, 5 fresas y 5 hielos en cubitos.

Otra excelente opción es el smoothie de plátano con avena y miel. Con esto puedes complementar tu desayuno.

Mezcla 1 plátano  maduro, 1 taza de leche de soya (o de vaca, como prefieras), 4 cucharadas de linaza, 1 taza de yogurth griego natural, miel al gusto y 1/2 taza de avena. Agrega hielo al gusto hasta conseguir la consistencia deseada.

¿Te gustan estos smoothies?

smoothies

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.