Sobreprotección: cómo evitarla en nuestros hijos

sobreprotección

¿Hasta donde somos padres sobreprotectores o solo padres preocupados? La diferencia entre la protección y la sobreprotección es una línea que puede parecer muy delgada, pero la que separe a nuestros hijos de un crecimiento sano a uno con muchos problemas sociales o emocionales.

¿La sobreprotección es un tema para ti? Te damos algunas pautas que es adecuado revisar.

Conócelas.

¿Qué significa sobreprotección?

Todos los padres cuidamos a nuestros hijos. No queremos que juegue con fuego, con cosas afiladas ni con nada que sea peligroso con toda seguridad. Entonces, ¿cuándo caemos en la sobreprotección? ¿Cuándo sabremos qué es demasiado?

sobreprotección

Es importante saber que la sobreprotección no significa cuidar a nuestros hijos. Dejar que “hagan todo solos” también puede caer en el extremo de la negligencia o la falta de amor para ellos.

La diferencia es que los padres sobreprotectores no le permiten a sus hijos experimentar libremente. Tener un ritmo normal de crecimiento y continúan “haciendo todo por él” a pesar de tener una edad bastante avanzada. Por ejemplo, a los 6 años bañarlo, limpiarlo, darle de comer y no dejar que haga nada por sí mismo.

sobreprotección

¿Por qué sucede esto?

El origen de la sobreprotección es diverso.

Puede venir de la preocupación de que nuestro hijo sea diferente de cualquier forma. Ya sea porque tiene una grave enfermedad, es adoptado, tiene algún déficit.

Aunque por lo común la sobreprotección se encuentra en la raíz misma de los temores, traumas o miedos de los padres, cualquiera de los dos o ambos. Al independizarse el hijo va a alejarse de los padres y eso suele causar mucho miedo o desencadenar una serie de miedos surgidos en la infancia, adolescencia o juventud.

sobreprotección

¿Qué hacer?

Si se cree que se enfrenta a una actitud sobreprotectora algunos consejos son:

-Reconoce que la pasará un poco mal. Es difícil aceptar que tendrá problemas y quisiéramos resolver todo por él… pero así como debemos darle alimentos sólidos desde temprana edad para que aprenda a masticarlos y digerirlos, es fundamental que aprendan a enfrentarse solos “al mundo” con cosas tan simples como correr solos, caerse, rasparse y etc.

-Honra su crecimiento. No deben tenerse cuidados de más en edades impropias. Cuidar que no salga cuando llueve puede ser buena idea cuando tiene 2 años, pero a los 7 no le sucederá nada grave.

-Debe conocer la diversidad de pensamientos. Si convive con niños y adultos en su colonia, familia o círculos cercanos aprenderá a relacionarse con la sociedad.

-Respeta los límites. Aunque no es sana ni conveniente una rutina estricta, sí deben establecerse límites claros y firmes.

Nuestros hijos son un gran tesoro y una gran responsabilidad.

¿Te consideras un padre muy protector?sobreprotección

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.