Tobillos hinchados en el embarazo

tobillos hinchados en el embarazo

Durante el embarazo nos enfrentamos a diferentes dolencias y síntomas. Una de las más molestas consecuencias son los tobillos hinchados en el embarazo, porque nos impiden caminar con la soltura con la cual lo hacíamos con anterioridad.

¿Qué podemos hacer? Te hablamos al respecto en este artículo, ¡no te lo pierdas!

tobillos hinchados en el embarazo

Tobillos hinchados en el embarazo

Lo primero que te vamos a decir es por qué sucede esto. La verdad es que los tobillos hinchados en el embarazo son una molestia derivada de la retención de líquidos, la cual afecta los tobillos y las muñecas por igual y sucede siempre que estamos en gestación.

Hay formas de evitarlo y formas para que nos sea más cómodo, aquí te diremos un poco de cada una.

Cómo evitarlo

La retención de líquidos es muy molesta, pero podemos prevenirlo reduciendo el consumo de sodio. El sodio está presente en la comida chatarra y en el consumo de sal, así que podemos reducir un poco de ambas para tener una hinchazón mucha menor de la que nos sucedería en caso de no hacerlo.

tobillos hinchados en el embarazo

Otro gran consejo es tomar mucha agua. Toma entre 2 y 4 litros de agua al día para evitar los tobillos hinchados en el embarazo. Si ya los padeces sigue siendo muy útil que lo hagas.

Los tacones son una terrible idea cuando estás embarazada, ya que el aumento de peso que causa el líquido gestacional y tu bebé, causan una alteración en el equilibrio al cual estás acostumbrada. Por ello, si quieres usar tacones, se sugiere que no sea mayor a 3 centímetros.

Estos son algunos útiles consejos para que retengas mucho menos líquido y la hinchazón, tanto en pies como en manos, sea mucho menor.

tobillos hinchados en el embarazoCómo evitar las molestias

Si ya padeces de los tobillos hinchados en el embarazo (quizás también de las muñecas), lo mejor que puedes hacer es tomar ciertas precauciones.

El calzado se vuelve fundamental durante esta dolencia, ya que muchos elementos pueden ayudarte. Por ejemplo, lo mejor es buscar una suela gruesa que te proporcione estabilidad, que no te apriete y que te sea muy cómodo.

Pon los pies en alto. Siempre que puedas, levanta tus pies por encima de tu cadera, esto fortalece el paso de tu circulación hacia el resto de tu cuerpo.

Masajea tus tobillos. Esto, además de ser benéfico para tus pies hinchados, te ayuda a relajarte en general. Masajea con cuidado  tus pies y tobillos todos los días (puedes hacerlo tú o que alguien más te ayude).

La dieta equilibrada y el ejercicio moderado (caminar, por ejemplo) sirven para prevenir y para tratar los tobillos hinchados en el embarazo.

¡Cuéntanos si te funcionan nuestros consejos!

tobillos hinchados en el embarazo

Deja un comentario